Trump es el nuevo presidente de EEUU, ¿y ahora qué sigue?

El pasado martes 8 de noviembre, en las elecciones de Estados Unidos, se dio el resultado que muchos temían: Donald Trump, el magnate de 70 años fue electo presidente y tomará posesión de su cargo el 20 de enero de 2017.

A lo largo de su campaña por la presidencia, Trump manejó un discurso racista y violento, principalmente contra los mexicanos. Las polémicas promesas de su campaña que más afectan a nuestro país son: la construcción de un muro en la frontera, el bloqueo de las remesas y la deportación masiva de inmigrantes indocumentados, además de la renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLCAN o NAFTA, por sus siglas en inglés).

Muchas de sus declaraciones generaron reacciones en la sociedad y en los mercados financieros internacionales, y aunque muchos temíamos que resultara electo, probablemente nunca creímos que esto fuera posible. Ahora que así ha ocurrido, nos corresponde entender cómo afectará este suceso a nuestra economía y cómo podemos prepararnos para afrontar nuestro futuro.

¿Cuántas de sus propuestas realmente serán llevadas a la práctica? ¿Cuál será su impacto en el país? ¿Qué podemos hacer nosotros y nuestro gobierno para mitigar dicho impacto?

Muchas de las promesas de campaña de Trump serán difíciles de cumplir, debido a que carecen de sentido político y a que, a pesar de que ahora los republicanos son mayoría en la Cámara y el Senado, muchos nunca estuvieron de acuerdo con su visión política y económica. Sin embargo, es innegable que el resultado de las elecciones tendrá un impacto directo en la economía de nuestro país: solamente durante la noche del martes, el dólar se cotizo hasta en $20.74 pesos, es decir, tuvo una pérdida del 13.21% con respecto al precio de $18.32 pesos, registrado antes de que Trump ganara la presidencia.

Según Banco Base, el PIB mexicano tendrá una caída de 3.4% y el tipo de cambio podría alcanzar los $22 pesos en diciembre y $25 pesos el próximo año.

Los cambios en el Tratado de Libre Comercio

Donald Trump piensa que es el peor tratado jamás firmado y prometió renegociarlo o derogarlo, e imponer un arancel del 35% para las importaciones de Estados Unidos que provienen de nuestro país.

En el año pasado, México exportó bienes y servicios por $316,400 millones de dólares con Estados Unidos y logró un superávit comercial bilateral de $49,200 millones de dólares. El 80% de las exportaciones nacionales tienen como destino el TLCAN. Sin embargo, ambos países negocian $1 millón de dólares por minuto y eliminar estos acuerdos sería muy difícil para el presidente electo, sin molestar a sectores influyentes de su país y al propio partido republicano, que ha estado siempre en favor del libre comercio.

Las exportaciones mexicanas no petroleras equivalen al 25.33% del PIB y tendrían un retroceso de 11.6%, de implementarse este arancel, lo que reduciría el PIB en 2.9%. Además, 7 millones de empleos que dependen del tratado, se verían afectados, y la fabricación de productos americanos manufacturados en México.

No obstante, según un artículo de la revista Harvard Business Review, la estrategia económica del gobierno mexicano, basada en este tratado, no producirá mejores resultados en el largo plazo, independientemente de quien gobierne a Estados Unidos, hasta que México deje de ser un país manufacturero y se convierta en uno que desarrolle tecnología. Como lo hizo Chile con su industria del cobre, Nueva Zelanda con la industria de lácteos o el País Vasco, al norte de España, con la industria del acero; México deberá hacer lo propio con la industria automotriz o del aguacate – 4 de cada 5 aguacates vendidos en Estados Unidos provienen de nuestro país.

Construcción del muro y bloqueo de las remesas

El presidente electo amenazó con bloquear el envío de remesas provenientes de sueldos ilegales a nuestro país, hasta que el gobierno mexicano pague por el muro en la frontera. Cada año, se envían desde Estados Unidos $25,000 millones de dólares, cuyo bloqueo generaría una baja de 1% en el consumo y un golpe adicional de 0.5% al PIB.

Lo más complicado es que esta acción tendría un impacto directo en la economía de las familias que dependen de esos recursos y pondría al gobierno mexicano en una posición muy complicada para negociar.

Sin embargo, la construcción de este muro es ilógica e incosteable. Esta fue una de las pocas propuestas de las que Trump habló con mayor detalle durante su campaña, y aun así, nunca demostró tener una idea concreta de las implicaciones: al inicio habló de un costo del muro de $4,000 millones de dólares, hacia el final de su campaña corrigió su cifra a $12,000 millones de dólares, mientras que en realidad, el costo de un muro así, de concreto y acero, sería del doble. Además, identificar qué recursos enviados a México provienen de inmigrantes ilegales tendría un costo altísimo, lo que nos lleva al siguiente punto.

Deportación masiva de inmigrantes indocumentados

Durante su campaña, Trump prometió deportar a los inmigrantes ilegales que trabajan en Estados Unidos. Al parecer él no lo sabe, pero ellos no sólo provienen de México, sino de varios países de Centro y Sudamérica y son más de 11 millones de personas, que han tomado trabajos en Estados Unidos que los americanos no quieren hacer y sistemas económicos como el de Texas no podrían funcionar sin esta mano de obra.

Conclusiones

Las propuestas de campaña de Donald Trump que más afectan a nuestro país, son muy difíciles de cumplir. El Tratado de Libre Comercio beneficia a toda América del Norte, contrario a lo que opina Donald Trump, y muchos grupos de poder tanto en la industria como dentro del mismo Partido Republicano se opondrían a tal acción. Sin embargo, México debe mirar hacia dentro y replantear su estrategia económica para el largo plazo.

El bloqueo de remesas para la construcción del muro y la deportación masiva de inmigrantes también parecen difíciles de cumplir, por los costos de identificar a los inmigrantes, de construir el muro y las implicaciones sociales y económicas, sin mencionar la presión de la comunidad internacional en contra de estas políticas.

Sin embargo, todo es posible. También parecía difícil que Donald Trump ganara las elecciones y ahí lo tienen, es el nuevo presidente de los Estados Unidos. Por lo tanto, debemos prepararnos para afrontar la situación que se avecina.

¿Cómo protejo mis finanzas personales?

Con base en el análisis que hicimos anteriormente, Dinerio te da 4 consejos para que mitigues el impacto de nuestro nuevo entorno en tu economía:

1. Mantén la calma. En momentos de incertidumbre y volatilidad de los mercados, los expertos recomiendan mantener la calma y no vender tus acciones. Si es posible, adquiere bonos en oro y plata, que ahora representan una inversión más estable.

2. Obtén control de tus deudas. En momentos como este, una posible respuesta del Banco de México sería aumentar las tasas de interés para controlar la volatilidad. Por eso, no es un buen momento para adquirir deudas; al contrario, asegúrate de pagar las que ya tienes lo más pronto posible. Además, si aumentan las tasas de interés, considera que habrá una reducción en el movimiento de capitales.

3. Compra productos locales. Si se llegara a modificar el TLC y se impusiera un impuesto en las importaciones, estos productos se volverían más caros, comprar productos locales te ayudará a ahorrar algo de dinero.

4. Competencia laboral. Si se diera la deportación masiva de inmigrantes, estos regresarían a buscar trabajo a nuestro país, saturando algunos sectores del mercado laboral. Cuida tu trabajo, sobre todo en momentos difíciles para la economía.

Finalmente, ahora más que nunca, es importante que cuides los recursos que tienes, que busques generar ingresos extra, reduzcas tus deudas y generes fondos de ahorro para emergencias. Es importante que mantengas la calma, la volatilidad de los mercados es normal. También es importante ser realistas: si bien las ideas de Trump son difíciles de ejecutar, hay que estar preparados por si así sucede.

 

Ante la situación actual, la Condusef recomendó a la población elaborar presupuestos para encontrar gastos innecesarios, eliminar fugas de dinero y empezar a ahorrar. Recuerda que con plataformas como Dinerio puedes hacer esto de manera automática, al ligar tus cuentas bancarias a nuestro sistema.