Reduce el impacto del súper dólar en tu economía

En el transcurso del año pasado y lo que va del presente, el precio del dólar alcanzó varios máximos históricos, y el lunes pasado, cruzó la temida barrera de los 20 pesos. Desde el 2012, el peso se ha depreciado 6.68 pesos por cada dólar, tendencia peor a la observada durante la crisis mundial del 2008. De diciembre de 2006 a septiembre de 2010, la moneda nacional se depreció sólo 16%, es decir 1.77 pesos por cada dólar, de 10.99 a 12.76 pesos.

¿A qué se debe el incremento del dólar?

La crisis actual por la que pasa nuestra moneda ha sido potenciada por los siguientes factores externos:

1.       La tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos. Cuando la economía de un país pasa por un mal momento se reducen las tasas para fomentar las inversiones y los créditos. A partir de la crisis del 2008, la Reserva Federal de los Estados Unidos (la Fed) disminuyó su tasa de interés, pero, debido a la recuperación que ha tenido la economía de nuestro país vecino, han aumentado las tasas. Si la Fed paga a tasas mayores a las que paga México, existe una fuga de capital de México a EU, lo que se refleja en una depreciación del tipo de cambio. Ayer, la Fed anunció que mantendrá sus tasas de interés, pero no descarta un aumento en el mes de diciembre.

2.       El hundimiento generalizado de los precios del petróleo durante 2015 y comienzos de 2016. El barril de mezcla mexicana llegó a cotizarse hasta en 18 dólares a principios de este año, y después se estabilizó en 45 dólares, mientras que apenas en 2012, el barril de mezcla mexicana se cotizaba en 102 dólares. La OPEP estima que los países no miembros aumenten su producción, lo que impulsará el precio a bajar aún más. Esto afecta directamente a nuestra economía, basada en las exportaciones de petróleo del país. No sólo se ha depreciado nuestro petróleo, sino que al aumentar la producción mundial, también ha disminuido el volumen de ventas.

3.       La elección presidencial de Estados Unidos. En especial, los comentarios del candidato del Partido Republicano, Donald Trump, ponen nerviosos a los inversionistas. México comercia un millón de dólares cada minuto con Estados Unidos, debido al TLCAN, tratado que Donald Trump ha propuesto renegociar. Esto, aunado a la amenaza de construcción del muro con las remesas enviadas a México, ha generado la salida de capitales del país.

Además de los factores externos que influyen en la depreciación de nuestra moneda, existen problemas internos en nuestro país que agravan la situación: el desequilibrio fiscal y el crecimiento del déficit externo, causado en parte por la disminución de los ingresos del país por la línea del petróleo. La deuda soberana de nuestro país ya rebasa el 50% del PIB y calificadoras de riesgo han pasado de considerarla estable a negativa. Además, los recortes al presupuesto y el cambio de titularidad de la SHCP suman incertidumbre a la crisis por la que pasa el peso.

Los analistas indican que es muy probable que esta tendencia se mantenga, al menos el resto del año 2016 y hasta principios de 2017.

¿Cómo afecta esto a los consumidores?

La manera más directa en que la depreciación del peso con respecto al dólar puede afectarte a ti, es a través del aumento generalizado de precios. Principalmente, dentro de las siguientes categorías:

1.       Turismo. Los servicios turísticos son los que se ven afectados de manera más inmediata, especialmente el precio de vuelos de avión y hoteles.

2.       Importaciones. Plataformas como Amazon, generalmente tienen sus precios definidos en dólares, el precio en pesos mexicanos está directamente sujeto al tipo de cambio.

3.       Tecnología. Los productos tecnológicos también cambian sus precios con la depreciación. Por ejemplo, Apple incrementó del precio de las aplicaciones móviles en varios países, entre ellos México, y Microsoft incrementó el costo de la suscripción en su servicio Xbox Live Gold. En el futuro cercano, se incrementará el precio de electrodomésticos, computadoras, teléfonos celulares, videojuegos.

4.       Construcción y manufactura. Estos sectores también se ven afectados, ya que el costo de sus insumos importados se eleva. Aunque el efecto tarda más en reflejarse en el precio final al consumidor.

Además, encontrar empleo puede volverse más complicado, ya que las empresas disminuyen sus ritmos de contratación ante situaciones de alza de costos de operación. Las empresas que tienen deudas en dólares se ven directamente afectadas. 

Sin embargo, el incremento del dólar tiene ciertas ventajas para algunos sectores:

1.       Exportaciones. Los empresarios mexicanos que exportan productos al extranjero podrán vender sus productos a un menor costo, lo que los volverá más atractivos en el mercado internacional.

2.       Remesas. Todos los mexicanos que reciben dinero de Estados Unidos verán un aumento inmediato en sus ingresos.

3.      Turismo. La subida del dólar también aumentará el flujo de turistas hacia nuestro país, especialmente provenientes de Estados Unidos, puesto que les será más barato.

Los consejos de Dinerio para mitigar la crisis

Si bien el incremento en el precio del dólar tiene efectos principalmente macroeconómicos, también tiene un impacto directo en la economía de las familias mexicanas. En Dinerio te damos algunos consejos para que mitigues las consecuencias en tus finanzas personales:

1.          Cancela o replantea tus viajes. A menos que sea necesario, cancela tu viaje al extranjero o analiza el impacto del tipo de cambio en tu presupuesto y haz algunos cambios para minimizar el impacto en tu economía. Esta es una buena oportunidad para viajar dentro de la república y conocer mejor nuestro país.

2.     No compres dólares. Ante este tipo de situaciones mucha gente se lanza a comprar dólares, esperando que den un buen retorno. No es la estrategia más recomendada, un plan de inversión diversificado (inversiones en pesos y dólares) y a largo plazo resulta más beneficioso.

3.       No compres fuera del país o productos importados. Si no es indispensable, evita hacer compras en el extranjero o a través de plataformas en internet que coticen en dólares. Limita tus compras de tecnología y productos importados, que son aquellos cuyos precios se ven más afectados. Procura comprar productos nacionales.

4.      Haz un seguimiento de la inflación. Cuando la moneda de una economía pasa por una etapa de debilidad, como es el caso del peso, suele aumentar la tasa de inflación. Si tienes pensado hacer una compra fuerte, revisa si aún no ha subido su precio, y de ser el caso, procura hacer la compra antes de que eso suceda. Por ejemplo, se espera que las medicinas aumenten de precio hasta en un 35% debido al alza del dólar.

5.    Fija precios con tus proveedores. Algunos productos, conocidos como commodities, suelen aumentar su precio, ya que están cotizados en dólares. Por ejemplo, los precios de los materiales de construcción o materias primas alimenticias subirán de precio. Si estás en el negocio de la construcción o en el proceso de remodelar tu casa o departamento; o tienes un restaurante o un negocio de comida; trata de llegar a acuerdos con tus proveedores para mitigar el impacto del alza del dólar. 

Recuerda mantener la calma y buscar fuentes confiables de información, no actúes precipitadamente y considera que por situaciones como ésta siempre es bueno tener un colchón de ahorros que te permita estar más tranquilo.

Aplicaciones como Dinerio te permiten establecer metas de ahorro y crear planes para cumplirlas. Además, nosotros te brindamos asesoría personalizada de manera automática para reducir tus gastos y aprovechar oportunidades de ahorro. Solicita tu registro y espéralo en octubre.