Los 4 consejos de Tim Ferriss para ser más efectivo en tu trabajo

Tim Ferriss es el autor de dos #1 bestsellers del New York Times: The 4-Hour Body y The 4-Hour Workweek. Ha sido llamado “The Superman of Silicon Valley” por la revista Wired, “Most Innovative Business People” por Fast Company´s, y “The world´s best guinea pig” por la revista Newsweek, que además lo calificó en su top 10 de personalidades más ponderosas en el 2012 Digital 100 Power Index. Es asesor y académico en Singularity University, basada en el NASA Ames Research Center, que se enfoca en la aceleración de programas de tecnología que buscan atacar problemas globales. Su trabajo ha sido publicado en el New York Times, Forbes, The Economist y The New Yorker.

En su libro The 4-Hour Workweek, Tim habla de su experiencia aprendiendo los secretos de los “Nuevos Ricos”, una sub cultura en rápido crecimiento que ha abandonado el plan de vida actual: trabajar – ahorrar – retirarse. En su lugar, han dominado como tomar ventaja de los tipos de cambio de las monedas globales y a utilizar los conceptos de tiempo y movilidad para crear un mejor estilo de vida, aquí y ahora (no esperar al retiro).

No importa si eres empleado de un gran corporativo y sientes que no valoran tu trabajo o si eres un emprendedor, esclavo de tu propio negocio; este libro es una guía para un nuevo y revolucionario estilo de vida, y en este artículo te hablaremos de 5 consejos de Tim Ferriss para ser más eficiente en tu trabajo y emplear tu tiempo de una manera más sabia e interesante.

1. El dinero por sí solo no es la solución

Existen muchas posturas sobre el poder que el dinero tiene sobre nuestras vidas, pero tener más dinero, muchas veces, no es la respuesta a nuestros problemas, contrario a lo que muchos piensan. Incluso, pensar “si tan sólo tuviera dinero” es la forma más fácil de posponer la toma de decisiones para crear un mejor estilo de vida, ahora y no después.

Muchos usan el dinero y la rutina que consume todo su tiempo como una excusa para no examinar sus vidas y preguntarse si hay algo que podrían hacer diferente para realmente ser felices. Mantenerte siempre sumergido en la rutina y pretender que el dinero lo solucionará todo crea una constante distracción que te impide ver cuán inútiles son ambas cosas. El problema va más allá del dinero.

Los ingresos relativos son más importantes que los absolutos

Entre los nutriólogos, siempre ha existido un debate sobre el valor de las calorías. ¿Perder peso es tan simple cómo quemar más calorías de las que consumes, o el origen de dichas calorías también importa? Y ¿Qué ocurre con los ingresos?

Existe una diferencia crucial entre los ingresos absolutos y los ingresos relativos. El ingreso absoluto se mide en una sola variable: el valor en pesos; mientras que, para medir los ingresos relativos también se debe considerar el tiempo. Por esta razón, el concepto de “ingresos mensuales” o “ingresos anuales” puede ser muy engañoso.

Supongamos que tenemos a dos personas: Persona A y Persona B. Persona A gana $20,000 al mes y Persona B gana $30,000 al mes; solo que Persona A trabaja 20 horas por semana y Persona B trabaja 55 horas por semana. Si suponemos meses de 4 semanas, Persona A gana más o menos $1,000 por hora y Persona B gana $545 por hora. Persona A es casi el doble de rico que Persona B, si medimos en ingresos relativos.

Por supuesto que tus ingresos relativos deben ser suficientes para cumplir tus sueños, pero las horas que no trabajas también deben ser suficientes para que tengas tiempo de cumplirlos.

2. Las acciones más importantes nunca son las más cómodas

Afortunadamente, es posible acostumbrarse a lo incómodo y superarlo. Es importante que te entrenes para proponer soluciones en lugar de preguntar por ellas, a obtener las respuestas que deseas y a ser asertivo sin afectar tu relación con otras personas. Para tener un estilo de vida poco común, necesitas desarrollar el hábito poco común de tomar decisiones, tanto por ti como por otros.

Existe una relación directa entre el crecimiento de tu zona de confort y la capacidad de obtener lo que quieres.

En su libro, Tim Ferriss dice que se podría medir qué tan exitoso es una persona, tomando en cuenta el número de conversaciones incómodas que está dispuesta a tener.

3. Ser eficiente vs. Ser efectivo

 Efectividad es hacer las cosas que te acercan a tus objetivos. Eficiencia es desarrollar una tarea dada (importante o no) en la forma más económica posible. Ser eficiente, sin dar importancia a la efectividad, es el modo default del universo.

Un vendedor que va de puerta en puerta es eficiente, si es que no pierde el tiempo y tiene una excelente presentación de ventas. Sin embargo, sería más efectivo si utilizara otros canales de ventas como el correo electrónico.

Con respecto a esto, debes mantener dos cosas siempre en mente:

  • Hacer algo no importante de forma excelente no lo hace importante
  • Que una tarea requiera mucho tiempo no la hace importante

Recuerda que lo que haces es mucho más importante que como lo haces. La eficiencia es importante, pero no sirve de nada si no la aplicas a las tareas indicadas.

La Ley de Pareto

Para encontrar cuáles son las tareas indicadas debes referirte a la Ley de Pareto. Vilfredo Pareto fue un economista que demostró que el 80% de la riqueza del mundo era producida y poseída por el 20% de la población. Este principio ha sido aplicado a otras áreas, además de la economía.

La Ley de Pareto se puede resumir: el 80% de las salidas resultan del 20% de las entradas. Otras formas de expresar la regla:

  • 80% de las consecuencias provienen del 20% de las causas
  • 80% de los resultados provienen del 20% del esfuerzo y el tiempo invertido
  • 80% de las utilidades de una compañía provienen del 20% de sus productos y clientes
  • 80% de los márgenes de ganancia de los mercados bursátiles provienen del 20% de inversionistas y portafolios

Para lograr la efectividad que te acerque a tus sueños debes eliminar en lugar de acumular: trabajo, por ejemplo. Debes preguntarte:

  • ¿Cuál es el 20% de las fuentes que causan el 80% de mis problemas e infelicidad?
  • ¿Cuál es el 20% de las fuentes resultan en el 80% de mis objetivos y felicidad?

Contestando estas preguntas, podrás darte cuenta qué o a quién debes eliminar de tu vida y cuáles son las cosas en las que debes enfocar tu tiempo y esfuerzo.

Recuerda que muchas cosas no harán la diferencia. Estar siempre ocupado es una forma de flojera, flojera de pensar y, por lo tanto, actuar indiscriminadamente.

Estar abrumado es casi tan improductivo como no hacer nada. Ser selectivo, hacer menos, es el camino a la productividad. Por supuesto, para identificar qué es aquello que importa y en lo que te debes enfocar, deberás hacer múltiples experimentos para saber qué agrega más valor. Recuerda que la falta de tiempo es, en realidad, falta de prioridades.

4. La ilusión del 9 – 5 y la Ley de Parkinson

Si eres un empleado, emplear tu tiempo en tonterías, hasta cierto punto, no es tu culpa. Usualmente, no hay incentivos por aprovechar el tiempo, a menos que te paguen por comisión. El mundo ha acordado en que los trabajadores acomoden papeles entre 9 de la mañana y 5 de la tarde. La gente está atrapada en la oficina durante ese tiempo y entonces, se ve obligada a llenar esas horas de actividades. El tiempo se desperdicia porque hay mucho disponible.

Incluso a los emprendedores les sucede algo parecido, eligen trabajar en este mismo horario porque muchos provienen del mundo corporativo, sin importarles si su mejor funcionamiento ocurre en este horario o si necesitan 8 horas diarias para alcanzar sus objetivos.

Como la jornada diaria dura 8 horas, 8 horas son las que llenamos de actividades; su durara 15, llenaríamos 15. Si ocurre una emergencia y debes dejar la oficina en dos horas pero tienes pendientes que debes terminar, milagrosamente terminas todo tu trabajo en 2 horas.

Todo esto se relaciona con la Ley de Parkinson, que indica que una tarea parecerá más compleja e importante, conforme más tiempo disponible se tenga para su ejecución. Si tienes 24 horas para cumplir una actividad, la presión del tiempo te obliga a enfocarte en la ejecución y no puedes más que hacer lo esencial. Si te dieran una semana para hacer la misma tarea, empiezas a ahogarte en un vaso de agua y, si te dieran un mes, la tarea se convierte en un monstruo que no sabes ni cómo empezar. Finalmente, la calidad del producto con tiempo de 24 horas es igual o mejor, debido al mayor enfoque.

Existen dos principios para aumentar la productividad, que son opuestos uno de otro:

  • Limitar tus actividades a lo importante para reducir el tiempo de trabajo (80/20)
  • Reducir el tiempo de trabajo para enfocarte sólo en las actividades importantes (Ley de Parkinson)

La solución es utilizar ambos principios juntos: identificar las actividades más cruciales y calendarizarlas con fechas de entrega cortas y muy bien definidas. De este modo, evitas que lo que no es importante se vuelva importante.

Estos son algunos principios de los que Tim Ferriss habla en su libro The 4-Hour Workweek, si estás de acuerdo con algunos de ellos o crees que pueden contribuir a mejorar tu productividad en el trabajo y con ello mejorar tu estilo de vida, te invitamos a leer su libro.