Los 10 consejos de Dinerio para ahorrar en comida, comiendo mejor

Hace unas semanas hablábamos de la regla 50/30/20 para hacer presupuestos, que dice que utilices la mitad de tus ingresos para cubrir tus necesidades básicas, una de ellas: la comida. Cada mes gastamos en despensa y restaurantes mucho dinero sin detenernos a pensar si lo hacemos de manera inteligente. Si bien es rico darse algunos lujos de vez en cuando a la hora de comer, existen algunos trucos que nos pueden ahorrar hasta 50% de lo que gastamos.

Esta es la guía definitiva de Dinerio para que ahorres en comida, comiendo más sano y con productos de mayor calidad.

1.   No compres comida de más: en México, alrededor del 40% de la comida que compramos se desperdicia; esto es aproximadamente 180kg de comida por persona al año. Esto se debe en mayor medida a que compramos productos perecederos en exceso. Se recomienda hacer una lista de la comida que realmente se va a utilizar, considerando el número de personas y los platos a cocinar, y tratar de no agregar cosas extra al ir al mercado.

2.  Consume todos tus alimentos: revisa las fechas de caducidad de tus alimentos para tratar de consumirlos antes de que caduquen. Además, utiliza la siguiente regla: lo primero que se compra es lo primero que se come.

3. Almacena la comida en tu refrigerador inteligentemente: colocar el tipo de comida adecuado en cada espacio de tu refrigerador puede ayudar a aumentar la duración y el sabor de la comida, minimizando el desperdicio.

Refri.PNG

4. Cocina sanamente: de acuerdo con un estudio de Journal of the American Dietetic Association, se demostró que familias que iniciaban dietas para perder peso, también ahorraban dinero. Los ahorros provienen de disminuir el tamaño de las porciones, y de cambiar productos procesados de alto valor calórico por productos naturales, que además de ser más sanos son más baratos. Además, existen ahorros al dejar de comprar “extras”, o sea productos como papas fritas que acompañan a la comida principal y que aumentan el costo de la comida pero no el valor nutricional.

5.   Compara precios: la PROFECO te permite comparar los precios de los productos que compras en diferentes tiendas localizadas en tu municipio o delegación. Así puedes saber dónde comprar tu comida a menor precio en una tienda cerca de ti.

6.   Cambia de marca: puedes comprar productos de mejor calidad a menor precio consultando la Revista del Consumidor, que es totalmente gratis. La revista te aconseja qué debes buscar en cada producto. Por ejemplo, en los huevos debes comparar el tamaño del huevo, y la cantidad de omega 3, proteínas, grasas, grasas saturadas y colesterol. Basado en estos parámetros, la revista compara la calidad y el precio de productos de diferentes marcas para que tomes la mejor decisión. 

7.  Compra productos no perecederos en volumen y en oferta: comprar alimentos no perecederos en oferta puede disminuir hasta 50% del costo del producto, y comprar el producto en volumen y en oferta puede disminuirlo hasta un 80% del costo. Por ejemplo:

¿Cuánto puedes ahorrar al año si haces este ejercicio con todos los productos no perecederos que compras?

Los restaurantes también ofrecen cuponeras con descuentos, algunos de ellos aumentan al aumentar el número de visitas.

8.   Cambia proporciones de gastos: Una manera muy fácil de ahorrar es que de tus opciones para comer preferidas, frecuentes las menos caras. Por ejemplo, si se tiene el gasto promedio y la frecuencia de estas opciones para comer en determinado mes:

Y se cambia la frecuencia para privilegiar las opciones más baratas el mes siguiente:

Se puede ahorrar hasta el 47% del gasto en comida.

9.   Guarda y come las sobras: guardar las sobras puede ayudarte a ahorrar; además puedes crear platillos nuevos para crear variedad. Por ejemplo, las sobras del pollo rostizado del domingo puede servir para preparar un guisado de pollo o un sándwich. Las verduras que sobren pueden molerse para papillas para bebés.

10.   Comparte comida: al cocinar para 2 personas o más se pueden reducir los costos de 20% a 70%. Esto es porque existen ingredientes que al ser comprados en mayor volumen bajan de precio. ¡Además es una buena manera de pasar tiempo de calidad con familiares y amigos!

¡Ahora ya lo sabes! Aplica estos 10 consejos y verás cómo puedes ahorrar hasta 50% sin modificar significativamente tu manera de comer e incluso comiendo mejor.

Recuerda que con Dinerio puedes hacer presupuestos cada mes y llevar un seguimiento de tus gastos para empezar a ahorrar y cumplir tus metas financieras.