Estudiar un MBA, ¿realmente es una buena idea?

Nuestra generación ha crecido con la idea de que un posgrado es necesario para destacar en el cada vez más competitivo mercado laboral y muchas veces creemos que hacer una Maestría en Administración de Empresas (MBA por sus siglas en inglés) es la mejor opción para potenciar nuestras carreras y llegar a altos puestos directivos.  

Por eso, después de terminar la carrera y adquirir entre 3 y 4 años de experiencia laboral, buscamos aplicar a alguna escuela de negocios. Sin embargo, estudiar un MBA implica una fuerte inversión de recursos y por ello debes tener en cuenta varias consideraciones antes de iniciar los extenuantes procesos de admisión.

¿Qué es un MBA?

Un MBA es una maestría en la que cursas materias diversas relacionadas a negocios, incluyendo contabilidad, finanzas, estadística, economía, comunicación, operaciones, administración y emprendimiento.

Hay dos tipos de MBAs que puedes cursar: los de tiempo parcial y los de tiempo completo. Existen ventajas y desventajas de cada uno. Un MBA de tiempo completo usualmente cuenta con más cursos pero la carga académica hace que sea imposible trabajar mientras se estudia. Al no trabajar, se tiene más flexibilidad para que los estudiantes participen en competencias, hagan cursos en el extranjero, y asistan a congresos y ferias de empleo. Los MBAs de tiempo parcial permiten trabajar y tomar los cursos en las tardes o en los fines de semana. Hay algunos MBAs de tiempo parcial que se llaman MBAs Ejecutivos, que usualmente son más caros y requieren que previamente tengas un puesto de liderazgo en una empresa. La ventaja de los MBAs de tiempo parcial es que no tienes que poner pausa a tu carrera profesional y puede seguir percibiendo ingresos. Sin embargo, no se pueden aprovechar al máximo los otros beneficios colaterales que tiene un MBA.

Los mejores MBAs del mundo son muy competitivos, y tener buenas notas en la Universidad no garantiza ser aceptado. En general, requieren experiencia profesional relevante, actividades extracadémicas, habilidades de liderazgo, buenos puntajes en los exámenes de admisión (normalmente es el GMAT, pero algunas escuelas de negocios menos competitivas requieren otros exámenes), y gran potencial de éxito profesional. Algunos MBAs tienen cuotas de extranjeros, mujeres y minorías, por lo que dependiendo de quién eres y de dónde vengas puede ser más fácil o difícil ingresar.

Usualmente los graduados de MBAs trabajan en instituciones financieras, en altos puestos administrativos en empresas y muchos otros son fundadores de sus propios negocios. Muchas empresas buscan MBAs por ser personas altamente competitivas y que algún día podrán tener un puesto de liderazgo. Por eso, usualmente los MBAs tienen salarios más altos y un progreso institucional más rápido. El sueldo de un MBA suele ser más alto que el de un ejecutivo con otro título de posgrado.   

Además de potenciar tu carrera, un MBA es una experiencia de vida en donde la mitad del aprendizaje proviene de las aulas, y la otra mitad de las grandes personas que vas a conocer y de todas las actividades que puedes realizar. La red de contactos que se puede generar es un gran valor agregado.

El MBA como una inversión

En Estados Unidos

Según el IPADE Business School, el sueldo promedio de un recién egresado de un MBA en México es de $50,000 mensuales si estudiaste en México y de $65,000 pesos si estudiaste en Estados Unidos. Sin embargo, debes considerar el costo de oportunidad si estudias un MBA de tiempo completo, ya que mientras estudies deberás poner pausa a tu carrera profesional y no recibirás un sueldo.

Evidentemente lo ideal sería obtener una beca que pague el costo total de la maestría; sin embargo, la realidad es que pocos están al alcance de esta opción y la mayoría deben pagar los costos por cuenta propia.

Supongamos que tienes 27 años y estás por iniciar el proceso de aplicación a un MBA en Estados Unidos. Supongamos que al terminar ganes el sueldo promedio que es de $65,000 mensuales. Antes de hacer el MBA ganabas $30,000.

Un MBA en una de las universidades más competitivas en Estados Unidos cuesta arriba de $150,000 USD. Supongamos que asistes a una universidad buena pero que no es de las más competitivas; por lo tanto, tu MBA costará alrededor de $100,000 USD. A ese costo hay que añadir los gastos de manutención, que en promedio son $1,500 USD mensuales, que pueden ser más o menos dependiendo de la ciudad en la que vivas. Entonces, el costo total en dos años sería de $136,000 USD. Si el dólar se estabilizara en $20, el costo total en pesos mexicanos sería de $2,720,000

Supongamos que obtienes un préstamo con 6% de interés anual a un periodo de 10 años. Al estudiar una maestría en Estados Unidos tienes derecho a aplicar a un préstamo de allá, que tienen tasas de interés mucho más bajas a las de instituciones crediticias mexicanas.

Al principio, el 46% de tu sueldo lo usarías para pagar tu deuda.

También es importante mencionar que estudiar un MBA en Estados Unidos puede ser una puerta para trabajar en este país, en donde los salarios promedio para MBAs son de $8,500 dólares al mes, o sea, $170,000 pesos. Esto es 2.6 veces lo que se gana en México. Sin embargo, las políticas proteccionistas de Estados Unidos hacen que sea muy difícil conseguir visas de trabajo; además, el número de empresas que contratan MBAs extranjeros son cada vez menores. Estas tendencias podrían incrementarse en los próximos años con la llegada de Donald Trump.  

En México

Ahora supongamos que quieres quedarte en México y decides estudiar un MBA de tiempo completo en un MBA como el del IPADE, en la Ciudad de México. Esta maestría tiene un costo de cerca de $800,000, más tus gastos de manutención. Digamos que al mes gastes $20,000. Así, el costo total por el programa de dos años sería de $1,280,000. Al pedir tu préstamo a una institución mexicana, recibirás un interés de 10% anual en un periodo de 10 años.

Al final de tu MBA, suponiendo que tu sueldo sea equivalente al promedio, destinarás el 34% a pagar tu deuda.

Pagar 46% de tu sueldo para un MBA en Estados Unidos o 34% para un MBA en México podría parecer muy alto. Sin embargo, la diferencia de ingreso de alguien que estudia un MBA y alguien que no, suele ser más grande mientras más pasa el tiempo ya que el progreso profesional de los MBAs suele ser más rápido. En México, el salario de un MBA puede dar un brinco de hasta 100% entre tres y cinco años después de graduarse y en 25 años puede llegar a ser diez veces más alto. Por lo tanto, un MBA puede ser un costo muy alto a corto plazo que puede limitar tus ingresos disponibles enormemente, pero en el largo plazo es una gran inversión. 

Para decidir si un MBA es adecuado para ti y en qué país estudiarlo, debes responder a las siguientes preguntas:

¿Qué conviene más, estudiar en Estados Unidos o en México?

Si quieres trabajar en Estados Unidos, un MBA es ese país es una gran manera de hacerlo, pero implica el riesgo de no poderte quedar en el país. Si quieres trabajar en México, usualmente un MBA en Estados Unidos te dará mejores competencias profesionales y una visión de negocios única en comparación a un MBA en México. Sin embargo, un MBA en Estados Unidos sólo es apreciado sobre un MBA en México si es en una escuela de prestigio (está entre las 20 mejores de Estados Unidos). Adicionalmente, un MBA en México, además de ser significativamente más barato, te dará una red de contactos único que te podrá ayudar a triunfar mucho más allá del título profesional. Por lo tanto, nuestra recomendación es que sólo es mejor estudiar en Estados Unidos si puedes entrar en una escuela de negocios de prestigio.  

¿Necesito un MBA para potenciar mi carrera?

Lo primero que debes preguntarte es si para tener tu trabajo de ensueño realmente necesitas un MBA. Aunque hay profesiones como Consultoría de Negocios que es un requisito tener un MBA para poder avanzar, en muchas áreas no es necesario para alcanzar puestos directivos y una experiencia profesional sólida basta. En otras áreas, como en el sector público, son más valiosos otro tipo de posgrados como Administración Pública o Economía. Haz tu tarea y platica con gente en la industria que tenga puestos similares a los que quieres, ellos podrán decirte si es lo que necesitas.

También cabe recalcar que no todos los MBAs son iguales. Casi todas las universidades ofrecen programas de MBAs, por lo que entrar en una escuela de prestigio aumenta el valor que tendrá el MBA en tu carrera y en tu salario. Hay empresas altamente competitivas que solamente contratan MBAs de las mejores 10 universidades en Estados Unidos. Hay otras empresas que seleccionan candidatos de escuelas de negocios específicas dada la compatibilidad cultural. Por lo tanto, es importante que busques qué escuelas son las que contratan en las empresas en las que te gustaría trabajar.

Por otro lado, si lo que quieres es un cambio en tu carrera, un MBA puede ayudarte a lograr ese cambio, si es que quieres buscar puestos directivos y de gestión. 

¿Me ayudará para aumentar mi salario?

Cursar un MBA te ayudará a aumentar sueldo más que cualquier otro posgrado. Usualmente un MBA es redituable si piensas trabajar en una empresa del sector privado o si quieres empezar tu propio negocio. Sin embargo, qué tanto lo haga depende mucho de la industria en la que te desenvuelvas. Mientras que en industrias como consumo, educación y salud aumentará tu sueldo significativamente, no lo hará tanto en áreas como turismo o construcción. También debes considerar la necesidad de estos conocimientos en la industria en la que te quieres desempeñar.

¿Cuánto cuesta el MBA en tiempo y dinero?

Muchos sólo piensan en los beneficios, pero como se demostró en el análisis anterior, es vital que consideres los costos en tiempo y dinero y la relación costo-beneficio. Es cierto que puedes disminuir tu deuda al terminar tu MBA con becas o trabajando medio tiempo mientras estudias, claro que esto último probablemente afectará el tiempo que necesites para terminar tus estudios. Debes considerar el costo de oportunidad, es decir, que dejarás de percibir un sueldo durante los dos años que en promedio dura un MBA.  

¿Existen otras alternativas?

Después de contestar estas preguntas debes valorar si existen mejores alternativas para tu dinero y tu tiempo. Sobre todo si abordas esta decisión como un análisis financiero.

Debes pensar en cuáles son tus objetivos a largo plazo y reflexionar si un MBA te va a ayudar a llegar ahí, para valorar si la inversión vale la pena. También debes considerar dónde estás parado en este momento. Si tu objetivo es trabajar para un gran corporativo, probablemente el MBA sea un requisito para alcanzar el puesto que quieres. Si lo que quieres es tener tu propia empresa y tienes visión para los negocios, quizá hacer un MBA no sea indispensable para lograr tus objetivos. Muchos empresarios exitosos dicen que emprender es la mejor escuela de negocios a la que puedes asistir.

¿Qué opciones hay para conseguir becas?

La decisión se vuelve mucho más fácil si aplicar a una beca está dentro de tu alcance. Puedes buscar opciones de becas de las mismas universidades a las que deseas aplicar o del gobierno de Estados Unidos. Por ejemplo, la prestigiosa beca Fullbright cubre todos los costos de matrícula de la universidad y tus gastos de manutención.

También puedes aplicar a becas otorgadas por el gobierno mexicano, como las becas Conacyt. Si el recurso que estas becas otorgan no es suficiente, puedes aplicar a las becas conjuntas que otorgan con Funed, en las que una parte de la beca se otorga a manera de préstamo, pero la tasa de interés es de 5%, la mitad de la tasa que otorgan los bancos, y te dan 6 meses de gracia después de terminar tus estudios.

Existen muchas razones para estudiar un MBA, pero cualquiera que sea la que te motive, debes tener una visión clara de los costos y beneficios de tu caso en particular y tomar tu decisión cuidadosamente.