Dinerio te explica las mejores estrategias para pagar tus créditos

En nuestro país las familias deben, en promedio, alrededor del 50% de sus ingresos. De acuerdo con un estudio de BBVA Bancomer, la mitad de los hogares del país tiene algún tipo de deuda y el 8% está sobre endeudado.

El 12% de las familias mexicanas necesitan más de un año de ingresos para saldar sus deudas, mientras que a la mayoría le basta con un año o menos para pagar todos sus créditos, el problema es que no saben cómo. En Dinerio te ayudamos a encontrar el camino que más te conviene para llegar a la libertad financiera, a través de 3 pasos.

1. Obtén un panorama general de tus deudas

Visualizar nuestra situación actual con respecto a las deudas es difícil, simplemente porque ver la realidad puede ser muy doloroso. Sin embargo, tener un panorama general de nuestra deuda nos permitirá elegir la mejor manera de disminuirla.

Debes hacer una lista de todas tus deudas y registrar los plazos de pago de cada una, así como el monto a pagar, la tasa de interés, el pago mínimo mensual y las comisiones acumuladas por falta de pago. Esto lo puedes hacer a mano en alguna libreta, en una hoja de Excel o en plataformas electrónicas, como Dinerio, que te ayuda a concentrar toda tu información financiera en un mismo lugar y te permitirá tener un panorama general de la deuda que tienes.

2. Renegociar o consolidar tu deuda

El siguiente paso es tratar de negociar las deudas con las tasas de interés más altas con las instituciones con que se contrajeron, esto puede ser difícil, pero por ejemplo, con las tarjetas de crédito siempre puedes crear con el banco un plan de pago de tu deuda a meses sin intereses. También puedes consolidar todas tus deudas en una sola, en la que tenga la menor tasa de interés. Consolidar tus deudas te puede funcionar si te cuesta trabajo llevar un seguimiento de todos tus créditos, sus fechas y montos de pago, tasas de interés, etc. Sólo debes asegurarte de que el costo de apertura y de las penalizaciones por pagar la deuda anticipadamente (si existen) sean menores a los beneficios obtenidos por la consolidación.

3. Elegir una estrategia para acabar con tus deudas

“La Bola de Nieve”

Este método consiste en liquidar las deudas anticipadamente, empezando por las de menor valor. Si, por ejemplo, tienes tres créditos y debes $10,000, $15,000 y $20,000, respectivamente; en ese orden deberás trabajar para liquidarlos.

Este método implica pagar lo más que puedas cada mes hasta liquidar el crédito con el menor balance, mientras que haces pagos mínimos a los otros créditos.

El método se llama “bola de nieve” porque los montos se van sumando. La cantidad que pagas al segundo préstamo es la combinación de lo que pagabas al primero más la cantidad mínima que dedicabas al segundo. Debes seguir este criterio hasta que pagues el mayor de tus créditos y quedes libre de deudas.

“La Avalancha”

El método consiste en ordenar tus deudas según su tasa de interés, de la más alta a la más baja, sin tomar en cuenta el balance que debes a cada préstamo. Así, deberás trabajar para pagar primero el crédito con la mayor tasa de interés, y al final pagarás el que tenga la tasa menor.

Desde el punto de vista matemático, “la avalancha” destaca porque te deshaces de tus créditos más caros al principio. Gradualmente pagarás menos dinero en intereses.

La principal diferencia entre ambos métodos es el orden en que pagarás cada una de tus deudas. A continuación se muestra un ejemplo para ambas estrategias:

Finalmente, ¿cuál método es el bueno? 

No existe una respuesta correcta sobre cómo volverte libre de deudas; sin embargo, dependiendo de tu situación y tu personalidad, una estrategia funcionará mejor que la otra.

“La bola de nieve” te ayuda a obtener victorias rápidamente y mantenerte motivado, situación que puede no ocurrir si utilizas “la avalancha” y, por ejemplo, tu deuda con mayor tasa de interés es también la de mayor balance. Por otro lado, con el método de “la avalancha” pagas menor dinero en total ya que eliminas los créditos de mayor tasa de interés primero.