¿Cómo crear fondos de emergencia?

Algún día lloverá. Aunque no puedes elegir cuándo o cómo es más conveniente que llueva, puedes estar preparado para cuando suceda. Un estudio de la revista “Money” estima que 78% de las personas tendrán un evento negativo en un periodo de 10 años: un familiar tiene un accidente, un despido inesperado en el trabajo, hay un embarazo no planeado, un ser querido murió, entre muchos otros. Entonces puedes estar preparado para los malos tiempos creando un fondo para emergencias, que simplemente es un ahorro que está listo para utilizarse por si las cosas salen mal.

Cabe mencionar que este fondo es para emergencias, o sea, todo lo que puedes planear no es una emergencia. Entonces, comprar regalos de Navidad, adquirir ropa para tus hijos porque crecieron, o pagar la reparación periódica de tu automóvil no son emergencias, son gastos que deben estar contemplados en tu presupuesto. Lo mismo sucede con el fondo de ahorro para tu retiro o vejez, no es una emergencia, pero es importante que tengas uno. Conoce cómo ahorrar dinero para tu vejez aquí. 

Muchas familias en México utilizan tarjetas de crédito y microcréditos formales e informales para salir de un imprevisto. Sin embargo, el peor momento para pedir prestado es cuando hay tiempos difíciles, ya que es cuando menos se tiene posibilidades de pagar y por lo tanto es mucho más costoso por lo intereses que se pueden generar. Además, la falta de pago de un crédito puede dejar una mancha en tu buró de crédito; esto puede aumentar las tasas de interés cuando pidas préstamos en el futuro.

Para empezar a generar fondos, se necesita ahorrar las siguientes cantidades lo antes posible[1]:

-          $10,000 pesos si tienes ingresos menores a $6,800 pesos

-          $15,000 pesos si tienes ingresos menores a $11,600 y mayores a $6,800 pesos

-          $20,000 pesos si tienes ingresos mayores a $11,600 pesos

Dale prioridad a este fondo de emergencias inicial. Si estás destinado tus ahorros para otras actividades como pagar anticipadamente una deuda o ahorrar para el futuro en una cuenta a largo plazo, deja de hacerlo y dale prioridad al fondo de emergencias. Esto se debe a que si llega una eventualidad y no estás preparado, vas a tener que interrumpir tus otros objetivos, probablemente a mayor costo ya que tendrás que solicitar un crédito por no tener el dinero disponible.

Ya que tengas un fondo de emergencias inicial, puedes empezar a ahorrar para que puedas cubrir tus gastos de tres a seis meses. Por ejemplo, si tus gastos son de $20,000 pesos, entonces tu fondo de emergencias final debería ser de $60,000 a $120,000 pesos. Ya que este fondo sirve para cubrir riesgos, entonces la cantidad que ahorres depende del riesgo que corras. Por ejemplo, si toda tu familia está muy saludable, tienes un trabajo seguro donde regularmente no corren a las personas y vives en una zona segura, tres meses de salario serían suficientes. Por otro lado, si trabajas en una oficina del Gobierno Federal y sabes que despiden a las personas cada seis años, si vives en una zona violenta, si tus ingresos son variables o si trabajas en una plataforma petrolera y sabes que los accidentes son comunes, deberías ahorrar seis meses de sueldo o más si así lo consideras necesario.

Hay algunas sugerencias adicionales para generar el fondo de emergencias:

1.       ¡Hazlo rápido!: uno no sabe cuándo tendrá una eventualidad, por lo tanto, mientras más rápido lo tengas mejor. Para lograrlo puedes vender algunos objetos que ya no necesites, trabajar horas extra o ahorrar haciendo un presupuesto.

2.       Esconde el fondo de emergencias: Es importante que este fondo esté escondido ya que si se tiene a la mano es muy probable que se gaste. Una buena manera de dejarlo poco accesible es depositarlo en una tarjeta de débito.

3.       Ten tu fondo de ahorro disponible: no pongas tu dinero en inversiones que no permitan sacar el dinero cuando se necesite. Un ejemplo es comprar una casa; en caso de emergencia se tendría que vender y eso puede llevar meses.   

4.       Negocia el fondo con tu pareja: es importante que tu pareja entienda la importancia del fondo para que te ayude a ahorrar y para que no se lo gaste en cosas que no sean emergencias. También es importante que estén de acuerdo en el monto final a ahorrar.

5.       Cubre emergencias con tu sueldo si es posible: si surge una emergencia y puedes cubrirla con tu salario apretando un poco tu presupuesto, hazlo. Con esto no tendrás que volver a ahorrar para emergencias en el futuro.

6.       Transfiere riesgos con seguros: adquiere seguros que te permitan mitigar riesgos. Por ejemplo, un seguro de autos puede hacer que un choque disminuya tu fondo de emergencias en $2,000 pesos en vez de $60,000.   

 

[1] Estos niveles de ahorro se hicieron por segmentos socioeconómicos de México, teniendo ingresos por debajo de $6,800 como los segmentos D (Pobreza) y E (Pobreza extrema) de la población, de $6,800 a $11,600 pesos la clase C- (media baja), y arriba de $11,600 pesos los segmentos C (clase media), C+ (clase media alta) y A/B (clase alta)