5 consejos para que el dinero no arruine tu relación

Las relaciones de pareja no son siempre color de rosa, en especial cuando ha pasado el periodo de enamoramiento y la relación avanza. Compartir la misma habitación, ajustar horarios para poder convivir, cambiar hábitos, intercambiar opiniones y pelear por horas para demostrar que nuestro punto de vista es el correcto, son algunos de los obstáculos a los que todos nos hemos enfrentado.

Sin embargo, uno de los más grandes retos es o será el dinero. Así es, muchos piensan que suena exagerado, pero varias relaciones de pareja han terminado por esta causa. Cuando el dinero no es suficiente y empiezan a surgir presiones y deudas la paz personal se termina y nuestro nivel de estrés se eleva,  lo que contribuye a que aumenten las discusiones y problemas.

Muchos de esos problemas son por quién aporta más y quién aporta menos, o cuando alguien en la relación genera más dinero que el otro, o si alguien se queda sin empleo y no hay un acuerdo sobre qué hacer, o sobre quien olvida pagar los estados de cuenta y servicios, etc.

Aunque digan que el amor y el dinero no son buena combinación, en nuestra sociedad tenemos que aprender a armonizarlos para que nuestras relaciones funcionen. Por eso, te presentamos 5 consejos financieros que te ayudarán a conservar el amor con tu pareja sin que el dinero se convierta en una molestia constante:

1. Tener buena comunicación

Los temas más espinosos que existen son el sexo y el dinero. No obstante, la confianza y la buena comunicación son esenciales en una relación de pareja para comprender los hábitos, gustos y metas de nuestro compañero de vida. Si no hablas de dinero con tu pareja no se podrán poner de acuerdo para adquirir bienes o realizar metas en conjunto. Irónicamente, en los divorcios, el tema del dinero suele ser la complicación más grande.

Por eso, antes de tomar decisiones financieras con tu pareja, conoce sus hábitos de gasto, sus patrones de consumo y sus metas financieras a futuro. Resulta funcional que hagan un plan en conjunto y creen un presupuesto que abarque los gastos que comparten. Dejen en claro lo que piensan y quieren para que no surjan malentendidos.

2. Mantener las finanzas por separado

Tener una relación de pareja no significa que el dinero que ganan ambos se vaya directo a la relación y pertenezca a los dos. Es necesario ir con calma, quizá en un futuro no muy lejano puedan compartir una cuenta bancaria, pero siempre será necesario que cada quien cuente con su propio dinero. Eso no significa que no puedan apoyarse mutuamente cuando los tiempos difíciles se presenten.

3. No hacer una inversión grande antes de los 30 años

Muchas parejas cometen el error de invertir o adquirir, en conjunto, un automóvil o un departamento antes de los 30 años. La primera razón por la que esto no es recomendable es porque durante los veinte la mayoría de las personas tiende a tener varias parejas y experimentar qué quieren en la vida, por lo que es probable que la relación pueda terminar y deban lidiar con los problemas legales de su inversión en conjunto.

La segunda razón es que muchos de nosotros ni siquiera tenemos inversiones o adquisiciones de forma individual, lo cual dificultaría administrarlas correctamente, y los problemas que puedan surgir podrían poner a tu relación en la cuerda floja. Lo recomendable es que primero hagas inversiones por tu cuenta y aprendas como manejarlas sin obtener resultados catastróficos.

En cambio, si ambos son buenos ahorradores, es recomendable que empiecen a invertir en conjunto en instrumentos que son más seguros como los Cetes del gobierno o fondos de inversión, esto les beneficiará si en un futuro quieren comprar una casa o invertir en algo más grande.

4. Controlar los gastos

Los gastos que se tienen en una relación son más difíciles de controlar que los que se tienen individualmente, esto porque nos dejamos llevar por las emociones y buscamos la satisfacción inmediata con nuestra pareja. No en vano existe el 14 de febrero.  

Puede que dentro de la relación exista alguien que gaste más que el otro, o ambos gasten mucho, que alguien gaste más en comidas y alguien gasté más en entretenimiento, etc. De cualquier modo es necesario resolver los malos hábitos, porque a la larga pueden traer consecuencias graves. Hacer un presupuesto y llevar un seguimiento de nuestros gastos es la mejor opción para identificar consumos innecesarios.

5. Dividir las tareas financieras

Tomen ventaja de sus fortalezas. Si dentro de la relación hay alguien a quien le gusta ser más ordenado y ahorrador, esa persona puede encargarse de llevar el presupuesto y entrar en razón cuando los impulsos compulsivos por comprar aparezcan. Mientras tanto, la otra persona puede hacerse cargo de pagar a tiempo los estados de cuenta y servicios, o hacer las compras del día a día.

Actualmente ya existen diversas herramientas gratuitas en internet que pueden ayudar a mantener unas finanzas sanas de pareja y evitar que el dinero sea un dolor de cabeza en la relación. Dinerio es una plataforma de finanzas personales que puede ayudar.

Con Dinerio es posible crear un presupuesto que conecta tus cuentas de banco para descargar y categorizar tus transacciones automáticamente. Tú solo debes agregar tus gastos en efectivo. ¡Usar Dinerio es totalmente gratis! Regístrate aquí.